Mindfulness con uvas pasas

Mindfulness de las uvas pasas

El ejercicio de las pasas sirve cono práctica sencilla para comenzar con el mindfulness. El ejercicio tendrá una duración de entre 5 y 10 minutos. Se debería dedicar entre 20 y 30 segundos en cada una de las 8 fases que se detallarán y sería recomendable un lugar donde se pueda estar tranquilo, solo, sin interrupciones ni teléfonos ni objetos que puedan despistar. Un papel y un bolígrafo para anotar las reacciones. El objetivo es comerse las uvas pasas (o los frutos secos que queremos) de manera consciente.

Detalle de los pasos o fases de la práctica

  1. Sujetar: Coger la pasa y sujetarla con la palma de la mano o con los dedos. Mantener la concentración en la pasa como si fuera la primera vez que se ve algo parecido. Hacerse preguntas del tipo: ¿Qué peso tiene? ¿La noto en la mano? ¿Proyecta una sombra sobre la palma de la mano?
  2. Ver: Tomar un poco de tiempo para ver realmente la pasa imaginando que nunca has visto ninguna. Observarla con toda la atención, dejando que los ojos del exploren y examinando los puntos de luz donde brilla más, los agujeros más oscuros, los pliegos, los contrastes de colores, etc.
  3. Tocar: Mover la pasa entre los dedos explorando su textura. Hacerse alguna pregunta como: ¿qué sensación me transmite con la otra mano?
  4. Oler: Nos tendremos que acercar la pasa en la nariz y percibir las sensaciones con cada inspiración. ¿Tiene algún tipo de olor? De alguna manera debemos dejar que nuestra conciencia se llene. No hay que desesperar si no percibimos ningún olor, podemos simplemente percibir que no tiene olor.
  5. Colocar: Ahora nos tendremos que acercar la pasa en la boca de manera lenta. Nos fijaremos en cómo la mano y el brazo saben exactamente dónde deben colocar la pasa. Con delicadeza nos la pondremos en la boca percibiendo que hace nuestra lengua para «recibirla«. Sin masticarla, exploraremos las sensaciones que nos aporta la pasa a la lengua. Poco a poco iremos explorando gradualmente con la lengua.
  6. Masticar: A continuación muerde la pasa conscientemente y percibiremos los efectos de la fruta en la boca, centrándonos en los sabores. Prestaremos atención a la textura en cuanto los dientes la muerden. La continuaremos mordiendo lentamente sin tragarnos-la.
  7. Tragar: Prestaremos a continuación si somos capaces de detectar la primera intención de tragarse la pasa en cuanto esta idea aparezca en nuestra mente. Trataremos de apreciar los movimientos de preparación que hacemos con la lengua, explorando si somos capaces de seguir las sensaciones que produce el acto de tragar. Trataremos de sentido como la pasa viaja hacia el estómago.
  8. Efectos posteriores: Nos haremos preguntas del estilo: ¿persiste su sabor en la boca? ¿Qué sensaciones se tienen en no tenerla en la boca? ?Existe un impulso para comerse otro pasa ?.