¿Qué es la enúresis infantil?

Una de las preocupaciones habituales de los padres en los primeros años de vida del niño es el hábito de control de esfínteres. La adquisición e instauración durante la infancia de hábitos de autonomía y limpieza es considerado un signo de madurez en la evolución del menor que marca el grado de independencia del niño con respecto a sus padres i/o tutores.

La Enuresis (no debida a una enfermedad médica) es definida como la  emisión repetida de orina, involuntaria o intencionada, en lugares inapropiados como la cama o la ropa, en niños mayores de 5 años (o nivel de desarrollo equivalente) y se manifiesta con una frecuencia de 2 episodios semanales durante al menos 3 meses consecutivos.

En función del momento de ocurrencia, la Enuresis la podemos clasificar en:

  • Nocturna: Suele ser la más común y se desarrolla cuando el niño se orina en la cama mientras duerme.
  • Diurna o incontinencia diurna: cuando el niño se orina en la ropa estando despierto.
  • Mixta: Cuando se producen episodios de incontinencia tanto en el día como en la noche.

Datos de interés: Enuresis primaria y secundaria ¿Por qué sucede?

Diversos estudios señalan que la enuresis nocturna primaria (definida como aquella que el niño no ha logrado controlar la micción en ningún momento de su proceso evolutivo) es más frecuente en los niños, en cambio, la enuresis secundaria (aquella que presenta el problema después de un período de continencia de unos 6 meses) es más frecuente en las niñas.

  • La enuresis primaria: se relaciona con: -Factores de aprendizaje y problemas fisiológicos o del desarrollo.
  • La enuresis secundaria: suele comenzar entre los 5-6 años y es poco frecuente a partir de los 11 años. Básicamente se relaciona con sucesos estresantes o problemas emocionales.

¿De qué depende que el niño controle los esfínteres?

El control de los esfínteres, tanto de día como de noche, va a depender de:

  • Del propio niño, ya que, al tratarse de  un proceso evolutivo que normalmente se suele extender hasta los  4 o 5 años, el niño podrá ir adquiriendo una serie de aprendizajes que acabaran consolidándose como hábitos de auto-cuidado personal.
  • De las actitudes y pautas educacionales de sus padres i/o cuidadores. Es decir, la edad en la que los padres consideran que deben enseñar este control al niño y la importancia que tenga para la familia.

¿A qué edad el niño empieza a controlar sus esfínteres?

Normalmente el control comienza a ser  entrenado sobre los 18 meses y se acaba de adquirir entre los 3 y los 5 años (o el nivel de desarrollo equivalente). Pasados estos años, la falta de control urinario se puede llegar a considerar problemático.

¿Cómo le puede afectar al niño?

Las repercusiones que este trastorno puede tener en el l niño pueden afectar a diferentes ámbitos. Aquí destacamos:

  • En el área personal: Los niños que padecen enuresis se perciben a ellos mismos como menos competentes en referencia a la apariencia física y a la propia autoestima.
  • En el ámbito emocional: Pueden generar síntomas de depresión y ansiedad.
  • En el ámbito escolar: Pueden aparecer dificultades en el aprendizaje, problemas en la relación con sus compañeros y limitación para la realización de determinadas actividades extraescolares. Lo que conlleva a un progresivo retraimiento social.
  • En el ámbito social: Pueden presentar dificultad para socializar con el resto del grupo lo que acaba generando aislamiento por miedo a ser descubiertos.