La Terapia Asistida por Animales

En los últimos años, se está comenzando a utilizar en los tratamientos psicológicos un tipo de terapia que utiliza a los animales de compañía como recurso. Estamos hablando de la Terapia Asistida por Animales (TAA), que fue elaborada centrándose en los fuertes vínculos que los seres humanos solemos establecer con los animales de compañía. Se trata de una terapia muy centrada en el contacto y en el afecto con el animal.

Los animales que se suelen utilizar son los perros y los gatos, que son profundamente adiestrados para poder llevar a cabo su labor terapéutica, aunque también se pueden utilizar caballos  (hipoterapia) o delfines (delfinoterapia).

La Terapia Asistida por Animales (TAA) es una herramienta terapéutica seria y ordenada, donde se establecen unos objetivos y metas para el proceso de recuperación, aspecto que la diferencia de la Actividad Asistida por Animales (AAA) donde únicamente se producen encuentros espontáneos y no regulados con animales sin unos objetivos concretos.

Beneficios y aplicaciones

A pesar de ser una terapia de aplicación bastante reciente, se han demostrado ya ciertos beneficios en la salud física y mental de las personas que son intervenidas:

  • Se consigue una mayor sensación de tranquilidad.
  • Se consiguen buenos niveles de relajación.
  • Reducción del ritmo cardíaco.
  • Reducción de la presión sanguínea.
  • Incremento de las interacciones sociales.
  • Mejora la autoestima.
  • Se produce una menor sensación de miedo.
  • Favorece la seguridad.
  • Potencia la responsabilidad.
  • Facilita el desarrollo de la empatía.
  • Favorece el desarrollo psicomotor y del lenguaje en niños y adolescentes.
  • Mejora la comunicación no verbal.
  • Protege contra la soledad y la depresión.

Añadido a todos los beneficios que acabamos de comentar, la Terapia Asistida por Animales también se asocia a una tasa más baja de suicidios en pacientes psiquiátricos y se ha mostrado como una herramienta importante para recuperar la confianza en sí mismos y en los demás de las personas que han sufrido abusos y maltratos.

En tratamientos psicológicos este tipo de terapia ha sido empleado con buenos resultados en pacientes con esquizofrenia crónica, en el manejo de emociones en niños y adolescentes y en pacientes de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Vídeo recomendado

Enlaces de interés