El origen del malestar psicológico: la incongruencia entre el YO real y el YO ideal

Mucha gente se pregunta el porqué de su malestar psicológico cuanto se enfrenta a problemas relacionales o de ansiedad y depresión. Habitualmente estas personas suelen situar el foco de sus problemas en las circunstancias, en las situaciones o simplemente en otras personas, aunque hay casos en que toda la culpa se sitúa en uno mismo.

Sin duda, la distancia que exista entre el YO real y el YO ideal (o autoconcepto), es un factor clave para explicar la aparición de los problemas y trastornos mentales.

YO real y YO ideal

El YO real es aquello que realmente somos, que viene definido por nuestras conductas, emociones, sentimientos y pensamientos, es decir, por las percepciones de la propia experiencia de vida. En cambio, el YO ideal hace referencia a la imagen de sí misma que tiene una persona, a cómo realmente se ve o cree verse. Cuando se producen situaciones de incongruencia entre la imagen de uno mismo y la experiencia vivida entonces aparece el malestar psicológico. Cuanto más grande sea la incongruencia entre ambos yos mayor será el malestar o trastorno producido.

Pongamos un ejemplo. Imaginemos una persona que piensa de sí misma que es muy tranquila y pacífica (YO ideal), pero que en determinadas situaciones laborales o sociales reacciona con agresividad ante los demás (YO real). En este caso la experiencia inmediata saca a la luz una incongruencia con la visión que la persona tiene de sí misma. Dicha incongruencia es muy posible que genere ansiedad y malestar psicológico.

Aquello que nos ayudará a reducir o eliminar el malestar psicológico será intentar acercar las visiones del YO ideal y del YO real, pero sabiendo que no es sencillo cambiar el YO ideal ya que éste se ha ido formando durante toda nuestra vida.

Vídeo recomendado